El efecto del cambio climático en la salud de los peruanos

En las últimas décadas, el aumento de la temperatura media del planeta ha superado cualquier precedente. Gran parte de la responsabilidad de este singular fenómeno la tiene el hombre, pues a partir de la era industrial y, por tanto, de la alta emisión de gases de efecto invernadero, el planeta ha empezado a retener más calor en su atmósfera. De esta forma, se ha producido una serie de alteraciones del clima, las cuales afectan de manera, directa o indirecta, la salud y el bienestar de las personas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se prevé que, entre el 2030 y 2050, el cambio climático causará unas 250,000 muertes adicionales anualmente a causa de la malnutrición, el paludismo, la diarrea y el estrés calórico. Mientras que, a nivel económico, se estima que el costo de los daños directos para la salud será entre 2,000 y 4,000 millones de dólares del 2016 al 2030.

El Perú es uno de los países más vulnerables al cambio climático y las consecuencias en la salud de sus ciudadanos ya son notorias, especialmente en las poblaciones más pobres y abandonadas por el Estado.

El impacto en la lucha contra el dengue

Como señalan diversos estudios, el aumento de temperatura favorece la reproducción del mosquito Aedes aegypti, transmisor de esta enfermedad. Tal como se menciona en un estudio sobre el tema publicado en la Revista peruana de medicina experimental y salud pública: “Se ha demostrado en el caso del Dengue 2, que el periodo de incubación extrínseco de 12 días con una temperatura de 30ºC se reduce a sólo 7 días cuando la temperatura se eleva entre 33ºC y 34ºC, permitiendo que la transmisión del virus sea tres veces mayor”.

Según cifras del Ministerio de Salud (Minsa), en el 2010, el dengue alcanzó a 161 distritos en 15 departamentos y en el año 2013 se dispersó a 301 distritos y 18 departamentos. Cabe señalar que otros vectores, que transmiten enfermedades como la malaria, también son altamente sensibles al cambio climático.

 

La seguridad alimentaria y los pueblos indígenas

La Selva del país es una de las regiones con menor visibilidad mediática y estatal, pero que viene siendo fuertemente golpeada por el cambio climático. Una investigación en la que participó Alejandro Llanos, médico y docente en la Universidad Peruana Cayetano Heredia, revela que el incremento de la intensidad de las inundaciones afecta la seguridad alimentaria de pueblos indígenas y, en consecuencia, su salud.

Uno de los casos estudiados fue el de una comunidad Shipibo-Konibo en Panaillo, Ucayali. “En la época que hay creciente se inunda, son zonas potencialmente inundables, si sube metro y medio no hay problema porque ellos están preparados para eso. Pero, por ejemplo, a fines del 2011 y primeros meses del 2012, el agua subió 18 metros”, declaró Llanos para ilustrar el impacto del cambio climatológico.

Así, uno de los mayores problemas que surgen es que el agua estancada pudre la comida y afecta su economía de subsistencia, ya que las personas no pueden sembrar ni cazar animales. “Hay un problema serio de alimentos y, entonces, también un problema de nutrición, en el que los más afectados son los niños”, agregó el investigador.

De esta forma, el dengue o la seguridad alimentaria son solo algunas de las consecuencias del cambio climático, el cual, incluso, ya tiene incidencia en la salud neonatal. Las sequías, inundaciones, deshielo, olas de calor, entre otros, son parte de los peligros del calentamiento global y que pueden generar la pérdida de numerosas vidas humanas si no tomamos cartas en el asunto para reducir la emisión de CO2 en el planeta.

Fuente: Correo

País

Perú

Comentarios